15 sep. 2011

ENTREVISTA A JORGE HERCE HEUBERT

“Tenemos que planificar este municipio”



El candidato a intendente de Nuevo Encuentro en General Viamonte compartió su análisis de las elecciones primarias. Además, explica qué lo diferencia de la gestión actual, de la que es muy crítico. “Esta elección será muy diferente y podemos ganar”, asegura.

Periodico Impacto entrevistó al Dr. Jorge Herce Heubert, candidato a Intendente por el espacio Nuevo Encuentro, que acompaña la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner a presidenta y Martín Sabbatella (ex intendente de Morón) a Gobernador.
La entrevista recorre diversos senderos que van desde el análisis de las primarias, cómo el espacio se ubica de cara a las elecciones de octubre, la visión del kirchnerismo y el peronismo, y qué lo diferencia de la gestión de Bartoletti. 
A continuación, fragmentos del encuentro.

¿Está conforme con el resultado obtenido en las primaras de agosto?

Sí, absolutamente. Nosotros por un lado estamos contentos por el gran triunfo de Cristina, y por otro lado por haberle aportado 1000 votos desde la absoluta convicción de sostener el proyecto. Creo que tuvimos un voto basado en el convencimiento de que el rumbo correcto es el que encarna hoy Cristina. Como agrupación nacemos por la realidad de que las políticas del gobierno nacional no tienen ningún reflejo en el orden local. Entonces, me parece que hemos construido una opción basada en mostrar que las políticas nacionales se pueden desarrollar a nivel local. Además hicimos la mejor elección de Nuevo Encuentro de la cuarta, eso nos da fuerza para encarar las elecciones de octubre.
En cuanto a escenarios, claramente nosotros somos la única alternativa de cambio posible ya que el gobierno de Bartoletti no puede ofrecer más nada, y el radicalismo, que si bien podría traer nuevas personas, en su alianza con De Narváez se transformó en una opción conservadora. La única opción de cambio para General Viamonte es Nuevo Encuentro.

Dado que ambos partidos llevan como candidata a Presidenta a Cristina. ¿Qué lo diferencia del Frente para la Victoria a nivel municipal?

Uno de los ejes es la concepción de lo “universal” versus lo “focalizado”. Hay un gobierno nacional que ha apuntado a universalizar sus políticas. El “para todos” es muy fuerte. La asignación es para todos; el fútbol es para todos. Hay una idea de universalizar políticas. Y a nivel local lo que vemos es lo contrario. El ejemplo más claro son los subsidios de la senadora. No responden a una política orientada a mejorar la situación de los microproductores, por ejemplo, sino que apunta a arreglarle el problema a este, al otro, sin planificación de ningún tipo. No hay políticas locales que representen la universalización. Se puntualiza en algunos casos. Y ese es un punto central que hay que revertir.
Y el otro punto central es la participación. Uno puede hacer las cosas desde un despacho, incluso puede hacerlas bien, pero eso no garantiza que lo que uno haga coincida con las necesidades reales de la gente.
Me parece que Bartoletti tira a embocar. Si nos cae un programa de nación que justo es el que necesitamos, está todo bien. Ahora si nos cae un programa que a la gente no le interesa, los programas fracasan, y es lo que está pasando. No hay un rumbo pensado desde la participación de la gente, de los vecinos.
Desde el gobierno nacional se están abriendo muchos canales de participación y aquí pasa todo lo contrario. La planificación estratégica (lo estamos viviendo con el agro, por ejemplo), esta idea de que la gente se sume en cada región, que diseñe los programas, que participe en la ejecución, que evalúe y controle los programas, acá está ausente.
Y un ejemplo claro de la ausencia de participación es la desaparición de los lugares donde participar. Si uno quiere hacer una reunión en Juan el Bueno, ¿dónde lo haría? O si querés hacer una reunión en Barrio Pueyrredón ¿a dónde te reunís? El municipio no ha tenido en cuenta en estos 8 años que existan espacios donde la gente pueda juntarse a conversar de política, discutir los problemas del barrio, a festejar un cumpleaños de 15 o un casamiento, o lo que sea. Esos espacios no están. Excepto en el Fonavi, han desaparecido estos espacios.
 Y no es una crítica a la cooperativa textil, por favor, pero la  desaparición del SUM de Juan el Bueno demuestra que aquello no está tenido en cuenta.
Entonces, hay dos cosas que nos diferencian del gobierno local. La idea de que los programas y políticas locales tienen que ser universales, para todos, dejando el clientelismo y la focalización.
No hay una política de solucionar los problemas. Y no hay política porque no saben cuáles son los problemas de la gente. Y no lo saben porque no hay información. Si uno quisiera saber cuántos desocupados hay en Los Toldos, cuántos pibes desnutridos hay, cuántos pibes sin vacunar hay, cuántas personas se mueren de cáncer en Los Toldos. Carecen de información. Y no se puede llevar adelante la gestión municipal sino tenés la información adecuada.  Es básico.

El mensaje del oficialismo es que para que las políticas nacionales lleguen a Los Toldos debe estar Cristina – Scioli – Bartoletti. ¿Qué opinas? 

Que este o no esté Bartoletti da igual. No hay representación kirchnerista en el gobierno local. Basta mirar la lista de concejales. El kirchnerismo es una etapa superior y nos va a pasar por encima y vamos a perder la oportunidad. Ya estamos perdiendo la oportunidad de organizarnos y hacer cosas distintas. Están pasando cosas novedosas, hay programas interesantes, que no suceden en el pueblo. En Los Toldos no hay kirchnerismo porque esta Bartoletti. Uno no ve reflejado en el pueblo lo que pasa a nivel nacional. Y si hay reflejos es porque rebalsan. La asignación universal te cae en la cabeza, el Plan Remediar, el Plan Nacer te, la televisión digital, el monotributo social, te caen en la cabeza. Si dependiera del municipio quizás ni siquiera habría Asignación por hijo en General Viamonte. El país tiene la gran ventaja de que las políticas son universales, y que muchas políticas nacionales no dependen de los ámbitos municipales.  
Entonces la asignación, el Plan Remediar, el Programa Conectar-Igualdad, la tarjeta alimentaria, las jubilaciones, llegan más allá de Bartoletti. Y van a seguir llegando, estando o no Bartoletti. Y no hay forma de detenerlo. Son políticas de estado superadoras. Es una de las grandes cosas que ha hecho el gobierno nacional. Y es más, hay que contribuir a que se universalice mucho más.
Dicen que si Bartoletti pierde, Los Toldos “deja de crecer”. Eso es un disparate.

¿Porque kirchnerismo si y peronismo no?

El peronismo hace tiempo que rompió la frontera del PJ. Y está claro que el peronismo local no es kirchnerista. Desde el 2003 venimos con esta historia de la no representación del proyecto nacional a nivel local. Por otro lado, yo estoy convencido de que el kirchnerismo es una etapa superadora del peronismo.
El PJ es una maquinaría electoral efectiva, pero está estancada en los 50’. Y lo digo de haberla visto funcionar y fracasar en sus intentos de renovación en los 80’. La idea de transversalidad  de Néstor Kirchner, hoy olvidada incluso por la política oficial nacional, es la idea de proyectos que atraviesen los partidos. El kirchnerismo es un paso adelante del peronismo. Sostiene sus banderas, pero va más allá. 
Está claro que los partidos políticos están en crisis. Y que las organizaciones políticas están disociadas de la sociedad. Porque son estructuras que funcionan como hace 50 años. Los espacios de participación son muy reducidos, y siguen sosteniendo políticas verticalistas. Yo fui verticalista hasta que se murió Perón. Kirchner trajo una visión mucho más amplia de esa cuestión. Hay muchas organizaciones nuevas en la sociedad, y él incorporó a las organizaciones sociales, piqueteras, educativas, intelectuales, nuevos partidos, derechos humanos. Hay formas distintas, novedosas, atractivas y más amplias de participación que el PJ. Le está pasando al peronismo ahora. ¿Cómo hacen encajar a La Cámpora  en la estructura del PJ? Les molesta. Esas cosas deben evolucionar.
Entonces por esto me parece que el peronismo como tal ya pasó. Hay que avanzar, no podemos seguir recitando las 20 verdades. Ni siquiera nosotros, que militamos en el peronismo  hace tiempo ya, arrancamos de ahí. Nosotros arrancamos en los 70’ con el Perón de la “Hora de los pueblos” y John William Cooke. Ya en ese momento se planteaba la necesidad de renovar el partido. No hay otra forma de sostener este proyecto. El PJ no lo va a sostener. Porque el kirchnerismo ya es más que el PJ. Es todos los partidos y las organizaciones sociales que intentan hacer una construcción diferente.

“Queremos representar la política nacional a nivel local”

¿Consideras que pueden sumar nuevos apoyos de los vecinos el 23 de octubre?

Si, por supuesto. Se puede construir un apoyo mayor en base a gente que desea cambiar la gestión municipal. En las primarias el lugar de renovación de Franco Flexas fue interesante, pero ahora está desdibujado. En este momento creo que somos los únicos capaces de demostrar que en cuatro años podemos dar vuelta el municipio.
Necesitamos  funcionarios comprometidos y full time, y nosotros los tenemos. Uno ve municipios que han avanzado de manera notable. Hemos visto lo que pasa en Rosario, hemos visto lo que pasa en Morón. Y son municipios muy grandes. ¿Cómo puede ser que aquí sigamos con el mismo esquema de hace décadas? Es muy loco. Me produce algo muy raro. Parece difícil entender que no se puede hacer. No creo que no se pueda.
Además, ¿alguien cree que en Los Toldos no hay gente capacitada para hacerse cargo de las diversas áreas del municipio?  Yo creo que hay muchísima gente, este o no en el espacio político. Hay muchas personas con capacidades técnicas, políticas, profesionales, no profesionales, jóvenes con mucha fuerza, personas con experiencia. Hay mucha gente que está esperando que se la llame y sería muy triste que no tuvieran su oportunidad.
Tenemos que tener la oportunidad de gestionar 4 años para que conozcamos otra manera de ver la política. Hay mucha gente que tiene ideas, ganas y vocación de laburar por el pueblo. Por suerte la hay. Y serán convocados en nuestra gestión.

Planteas que la planificación es un ítem urgente para el estado municipal.

Hay por ejemplo barbaridades urbanísticas de este municipio. Te cae un programa de viviendas y lo hacen en el primer hueco que encuentran. Y las cosas no son así. Tenemos que ser capaces de planificar este municipio. Para dónde nos vamos a extender, el próximo barrio donde lo vamos a construir, cuántas escuelas necesitamos y a dónde; entre otras tantas cosas que vislumbran escenarios nuevos. Un punto importante es atender qué pasa con los pibes, hay nuevos desafíos. Ejecutan políticas sin información, sin participación de la gente, y sin participación siquiera de los que están. Porque te puedo contar que en estos 8 años, yo que soy parte del sistema de salud, jamás me invitaron a compartir una reunión para discutir el sistema de salud público local.
Hay que trabajar en ampliar los espacios de atención primaria de la salud, por ejemplo, en Barrio Pueyrredón.  En el barrio falta la infraestructura social elemental, una escuela, una plaza, un centro de atención, un SUM, etc.

Hablas de cambio, y de proyecto nacional a nivel local. ¿Cómo serán los primeros días de Herce Intendente de ganar?

Lo primero es abrir los canales de participación. A las instituciones que representan a los sectores de la sociedad, y también a la comunidad misma. Uno no puede gobernar sin saber qué le pasa a la gente. Y luego, urge establecer mecanismos de participación directa. Y es un trabajo difícil. Cuatro años es poco tiempo, pero hay que comenzar un día. Los consejos participativos de salud, seguridad, urbanismo, el presupuesto participativo, hay que iniciarlos. Y los funcionarios y los agentes municipales deben salir a la calle. No se puede gestionar desde adentro.  Hay que salir.
También hay que desburocratizar el contacto con el municipio. No puede ser todo tan burocrático. Además, si lo hizo Rosario, ¿cómo no podemos hacerlo en Los Toldos?
Hay que ampliar la atención en los servicios que brinda y brindará el municipio, mejorar la llegada a los barrios, hay que rápidamente organizar lugares de gestión en los barrios y las localidades del partido. Ese es el cambio.
Hay que institucionalizar la participación. Los barrios van a volver a tener su comisión de fomento, van a volver a reunirse. El presupuesto participativo es un mecanismo muy interesante de participación, con su estimulo que es decidir en qué vamos a gastar parte del dinero del presupuesto municipal. Hay que llevar adelante reuniones para que la gente se informe, sepa que es, se capacite, conozca el presupuesto municipal y se organice.
El eje es un municipio abierto, y que tenga un contacto mas fluido con el ciudadano. Es difícil entenderlo de otra manera. Lo extraordinario es que todavía no haya ocurrido.

¿Cuál es el objetivo de Nuevo Encuentro hacia octubre? ¿Cambiarán los ejes de campaña?

El objetivo que tenemos es ganar las elecciones de octubre. Creemos que tenemos un buen programa, y somos la única alternativa de cambio para General Viamonte. Tenemos muchas razones para querer ser el próximo gobierno municipal y creemos que es un momento que debemos aprovechar, porque estamos viviendo un contexto nacional como probablemente no hayamos visto. Tenemos que tener la oportunidad de poder gobernar, el Proyecto nacional requiere de lo mejor en cada territorio. Y lo digo en nombre de un equipo de personas que creo que merecen la oportunidad de gestionar desde la convicción y el compromiso y no desde las apetencias personales. En 4 años General Viamonte será otra cosa. El eje de campaña es el mismo. Queremos “representar la política nacional a nivel local”.  
Los escenarios electorales que imaginamos son siempre especulaciones donde sacamos más conclusiones de las que deberíamos. Pero creo que en este contexto es posible que esta sea una elección totalmente distinta a la de agosto. La vamos a tomar como una elección nueva. Esta vez podemos ganar.
La suma de los votos hace olvidar que atrás de cada voto hay gente. Por eso yo no cuento votos, cuento personas, y cuando pienso en que más de 1000 personas no acompañaron en las primarias me pasa algo muy fuerte. Mil personas convencidas. Eso es maravilloso! ¿Y por qué no va a haber otros 2000 o 3000 que nos voten en octubre buscando algo nuevo realmente, y con mayor sintonía con lo que está pasando en todo el país? Sé que las personas, y no los votos, nos van a acompañar.


FUENTE: Periódico Impacto - Los Toldos / General Viamonte